Personajes

Personajes

Homenaje

Homenaje

Presentación


Pepo

Pepo

domingo, 25 de septiembre de 2011

OBSERVACIONES Y CURIOSIDADES

 2 - Acerca de El  Roto Quezada


Hablar sobre el Roto Quezada  es como descubrir en la actualidad la existencia del agua.
No es un tema nuevo, pero que obligatoriamente debe quedar registrado en este blog, ya que es uno de los recursos gráficos mas utilizados, y de mayor aparición e importancia hasta hace varios años atrás.

Todos los lectores de Condorito conocen en general la historia de Quezada, y han visto mas de una vez el grafitti con su nombre, pero se hace necesario relatar su origen, ya que como toda "leyenda urbana", muchas veces existen diferentes versiones sobre un mismo relato.

Una primera aproximación debido a las constantes cartas de los lectores que pedían ya por esos años saber a quien iban dirigidos los dardos con el famoso grafitti, hizo que Pepo entrevistara  a Washington en el Condorito N°7 de 1961, para entregar así a los lectores una vaga idea preliminar sobre el Roto Quezada, y dar de esa manera un caramelo a los lectores, que lejos de saciar el hambre, los dejó con un gusto a poco, y querer saber mucho mas.

Veamos que fue lo que conversaron :





















Finálmente Pepo relató cual fue el motivo de la aparición del grafitti en todas las revistas, y en diferentes lugares dentro de las viñetas. Se trataba de una situación vivída por Pepo, que lo llevó a incorporar este elemento en las historias de Condorito.

La entrevista salió a la luz en el año 1972, para un libro llamado "Caricaturas de Ayer y Hoy" de Luisa Ulibarri, en donde Pepo comentó lo siguiente :

"Y el Roto Quezada... ¡Ah, esa es una historia conocida y bastante desgradable! El Roto Quezada era un funcionario del Casino del Club Militar. Un día fuimos a comer allí con mi mujer y este hombre la insultó. Hubo un incidente muy bochornoso, y desde ese momento decidí vengarme de él. "Muera el Roto Quezada" fue el lema que persiguió al militar hasta el día de hoy.


Recuerdo que una vez llegó a mi oficina un conocido de ambos, y me dijo que don Washington Quezada había muerto. Que no siguiera molestando. Yo por respeto decidí borrarlo un tiempo, pero cuando me enteré de que este diablo estaba vivito y coleando, arremetí. Por un amigo supe que lo habían trasladado al Hospital militar a cargo de la alimentación de los enfermos. Coincidió esto con la época en que desapareció la carne en el hospital. Entonces reinicié mi descarga contra el "Roto", titulando con grandes letras en "El Hocicón, diario pobre pero honrado", que el "Roto" se había comido toda la carne de los enfermos."


En otra oportunidad en que se le pregunto a Pepo sobre el asunto, el respondio :

Todo ocurrió un día de 1949 cuando Pepo, su esposa y su cuñada fueron gentilmente invitados a cenar por un teniente del Ejército al casino del Club Militar. En algún momento ambas señoras fueron al baño y cuando volvieron habían desaparecido sus carteras.

“Llamé al maitre -cuenta Pepo- y le reclamé. Dijo que había que hablar con el mayor Washington Quezada, gerente del Club. Solicitamos la correspondiente audiencia y cuando estuvimos frente a él se comportó groseramente con mi mujer y cuñada. ‘Lamentablemente’, dijo, ‘a este Club están llegando mujerzuelas que, además, se hacen las robadas’ (...) Un ‘por favor no me comprometas’ de mi amigo militar, me retuvo en el asiento. De lo contrario le vuelo los dientes. Así que para abreviar dije: con rotos como este no se puede seguir hablando. Justo en esos momentos nacía Condorito y ahí lo metí entonces como un motivo de chistes. El perrito con la patita levantada y el letrero que dice ‘Muera el roto Quezada’. Y al perro le puse Washington”. 






















Pero existen otras versiones con unas pequeñas variaciones a la oficial entregada por Pepo, por ejemplo tenemos la de el dibujante Luis Goyenechea Zegarra "Lugoze". Quien en una entrevista lúcido a sus 88 años, nos contó que el apellido del teniente que los invitó era González y que no fue una cena, sino que un almuerzo en la Alameda.

"Fue un militar encargado del casino de oficiales, del Ejército. Resulta que a la cuñada de Pepo se le perdió una billetera con 60 mil pesos de la época, que era mucha plata, y en esa ocasión no la encontramos".


- ¿Y?


- Fuimos a la semana siguiente y nos entregaron la billetera, pero vacía. Nosotros reclamamos por eso, pero el Mayor Quezada, que tenía unos 45 años (y creo que estaba en retiro) dijo: Aquí no se roba nada, y que no tenía nada que ver. A la salida nos fuimos y le dije a Pepo, "a este gallo hay que castigarlo", y le di la idea de poner en los buzones "muera el roto Quezada".


- ¡Fue suya la idea!


- Sí, pero Pepo siempre dijo que él fue el autor de la idea, y como era el creador de Condorito... pero no me interesa el crédito de eso, aunque yo fui el maldadoso.


- ¿Pepo se encontró alguna vez con Quezada?


- Nunca más se vieron. Quezada le mandó recados con otra gente para que no siguiera, porque ya lo habían individualizado.























Por su lado el talentoso dibujante Jorge Carvallo Muñoz,  relata:

"Sobre Pepo y Condorito debo contar la historia del Roto Quezada, ya que yo participé en la comida en el Club Militar de Alameda. Un redactor de la revista "Pobre Diablo", de apellido Bari, ex militar, nos invitó, junto al director Sanhueza, Pepo y señora, Lugoze y polola, Nato y el que habla, que era el más joven. Durante la velada, se perdió la cartera de la esposa de un militar y apareció en nuestra mesa, razón por la cual el administrador, de apellido Quezada, nos trató muy mal y nos echó, en forma desagradable. De ahí nos fuimos al Café Torres, donde Bari contó que seguramente Quezada había planeado el hecho para molestarlo a él, ya que cuando fueron militares tuvieron problemas. Pepo empezó a pensar en su venganza y surgió el famoso "Muera el Roto Quezada", con un agregado, el famoso Quezada se llamaba Washington y Pepo le puso ese nombre al perro de Condorito, que siempre meaba los letreros de "Muera el roto Quezada".


Como pueden ver queridos amiguitos, existen pequeñas variantes en los relatos, pero el espíritu de la historia es la ofensa de Quezada a la esposa y a la cuñada de Pepo. Lo demás queda para que cada uno pueda sacar sus propias conclusiones.

Además Pepo hizo bien al mantener el secreto por tantos años, desde 1949, momento en que ocurrió el incidente, y donde por coincidencia debutó Condorito, hasta 1972 en donde se refirió públicamente al asunto  por primera vez.
Pasaron 23 años en donde los lectores de la revista Okey, y de los primeros 39 números de la revista Condorito no tenían idea de quien era Quezada, pero que sospechaban que a quien iban dirigidos los grafittis era alguien real de carne y hueso.
Este misterio le dió aún mas incentivo a los lectores para comprar las revistas, y una mayor popularidad a Condorito a través de los años. Y si lo pensamos detenidamente, han pasado la no despreciable suma de 62 años desde que Condorito apareció publicado por primera vez, y aún seguimos acordándonos de los grafittis de "Muera el Roto Quezada" .

Ja Ja,  en realidad Pepo era un dibujante extraordinario, y un excelente visionario comercial.

" Viva Pepo" 

Bueno me despido hasta una próxima curiosidad.


Charlicito

3 comentarios:

  1. Muy completo el relato sobre el roto quezada. te felicito

    ResponderEliminar